El Mostrador: Sequedad Vulvo-Vaginal

Malestar. Quemazón. Irritación

Esta mañana una chica joven nos ha venido a la farmacia con una consulta que es más común de lo que uno puede pensar, y que tiene una incidencia bastante elevada a pesar de que les cuesta preguntar por ella en la farmacia, y prefieren hacerlo con sus madres o amigas: molestias “ahí” cuando tiene relaciones con su chico: sequedad.

La sequedad vulvo-vaginal que cursa con unos síntomas muy claros, malestar, quemazón, irritación… y la causa una disminución parcial o total de los estrógenos, pero que lo pueden provocar toda una serie de patologías, operaciones, tratamientos, medicamentos, hábitos poco saludables o una higiene inapropiada, por esta razón, es muy importante identificar la causa que te lo está provocando, para poder indicarte un posible cambio en los hábitos, un tratamiento o recomendarte un producto que te ofrezca frescor y confort cuando tengas relaciones con tu chico.

Como ya he indicado, todo se debe a la acción estrogénica sobre el área genital y urinaria de la mujer. A nivel de la vagina toda mujer en edad fertil produce estrógenos, y estos producen un aumento de la vascularización, como consecuencia de ello aumenta la proliferación de las células basales de la mucosa vaginal, las cuales se llenan de glucógeno y los Lactobacillus de la flora vaginal lo fermentan, razón por la cual el medio vaginal es ácido (método de defensa fisiológico). También aumentan el grosor de la mucosa vaginal, del trasudado vaginal (humedad) y por último, aumenta la cantidad de agua del moco y de la síntesis de colágeno y elastina.

Según la edad, la causa que puede provocar estas molestias pueden variar:

En las chicas jóvenes, la causa más común suele ser la toma continuada de anticonceptivos orales y esto es debido a que absolutamente todos los anticonceptivos orales pueden como efecto secundario disminuir la libido y producir sequedad vulvo-vaginal. También tiene una alta incidencia en esta edad si sufres de alergia y tomas antihistamínicos de 1ª generación como la dexclorfeniramina (Polaramine) y la loratadina (Clarityne) entre otros que tienen un efecto de alivio (secante) sobre los molestos síntomas de la alergia (secreciones en nariz y ojos), pero recuerda que también pueden secar tu flujo.

En esta edad, también puede aparecer si se practica ejercicio riguroso, amateur o profesional, ya que éste puede producir una disminución de las secreciones, incluso hasta amenorrea, sobre todo durante los períodos de entrenamiento intenso previo a la competición.

En las mujeres de edad media, aparte de los anticonceptivos y antihistamínicos ya mencionados anteriormente, durante el embarazo puedes sentir sensación de irritación y malestar debido al mayor grado de acidificación del medio vaginal, y en el postparto y lactancia, debido a la secreción de la prolactina, que inhibe la producción de estrógenos, puedes sentir sequedad y molestias. En esta etapa, tienes que tener mucho cuidado, puesto que aunque te digan que no te puedes quedar embarazada si estas dando el pecho a tu bebé por la presencia de la prolactina, debes saber que tus ovarios hacen sueltas de óvulos al margen del ciclo menstrual con el consiguiente riesgo de embarazo si no utilizas ningún método anticonceptivo. Igualmente el estrés y la depresión pueden ser la causa de la aparición de estas molestas.

En esta edad puedes aparecer una menopausia precoz familiar, que te provocaría una disminución de estrógenos, cosa que tienes que tener muy en cuenta si te aparecen molestias pues es muy seguro que ésta sea la causa.

En las mujeres maduras, existen multitud de condiciones que modifican el flujo, para empezar, como es obvio, una disminución de estrógenos debido a una pérdida de la acción hormonal estrogénica, debido a la menopausia fisiológica o a la menopausia quirúrgica (extirpación de los ovarios. Ooferectomía) o a la quimioterapia radioterapia del área genital femenino), pero también pueden ser farmacológicas debido a la toma de los oncológicos inhibidores de la aromatasa (Femara, Arimidex, etc), ya que eliminan todo rastro de estrógenos del organismo, los antiestrógenos (tamoxifeno) o continuados ciclos con los los análogos agonistas de la GnRH.

Independientemente de la edad, existen fármacos que pueden producir una disminución estrogénica y por lo tanto que tengas molestias “ahí” como efecto secundario son los anticolinérgicos, los antidepresivos y algunos antihipertensivos, patologías en las que pueden presentarse estas molestias por disminución estrogénica como la diabetes tipo I, la hiperfunción suprarrenal o tiroidea, y el empleo de irritantes locales como geles de baño o duchas vaginales pueden derivar en una disminución del flujo.

Y por último, recordar que el alcohol reseca, y que está demostrado que el tabaco es malo para la salud, multiplica mucho el riesgo de cáncer de mama si se fuma y toman anticonceptivos orales, y que en las mujeres adelanta la menopausia, aumentando la sintomatología de la menopausia, por lo tanto, el abandono del hábito tabáquico es más aún recomendable.

Consejos

Mi primera recomendación es que debes beber abundante agua y zumos, e identificar y modificar aquellos factores externos posibles causantes del problema: tabaquismo, sobrepeso, contracepción, hábitos higiénicos inadecuados (uso geles irritantes, duchas vaginales, etc.) y tras unas semanas ver si el problema revierte o persiste. En el caso de ningún de los anteriores sea el causante o que tras su modificación el problema persista, la recomendación es una Terapia Hormonal, que puede ser sistémica, si los síntomas son globales (Terapia Hormonal Sustitutiva), o tópica cuando las molestias sean manifiestamente de sequedad vulvo-vaginal (geles con estrógenos).

Si no puedes o no quieres una terapia hormonal, entonces la recomendación es un tratamiento sintomático con un lubricante vaginal.

De entre todos los disponibles en el mercado, la primera elección debe ser un gel hidratante vaginal de base acuosa, que no modifican ni alteran la función barrera de los preservativos, y que al contener gran cantidad de agua te producirán sensación de frescor, tiene buena tolerancia en la piel y las mucosas, y es capaz de contener diversidad de sustancias, en especial carbopol y policarbofil, que es un polímero mucoadhesivo, es decir, con capacidad para adherirse a la mucosa y por tanto no tendrás sensación de flujo y no te manchará la ropa, sensación desagradable que se produce con otros productos similares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Captcha *